4 de mayo de 2014

Amada AMANDA

Mañana comienza una nueva edición de "Lazos", y mientras reviso una vez más el material del curso, siento una punzada de culpabilidad por los cientos de fotos que esperan ocupar su lugar en el mundo. En los últimos meses el tiempo ha sido escaso, y mi trabajo fotográfico se acumula de forma peligrosa sin que nadie le haga un cariñito. El álbum de nuestro viaje a Grecia con Valentina sigue en proceso de creación (desde hace MESES).  Y empiezo a sentir esa sensación abrumadora de que hay demasiado material pendiente de revisar. Esta es una de esas cosas que recomiendo a mis alumnos que NO hagan, y ya ven. Menudo ejemplo!
Y ya no hablo de los libros de fotos de Amanda, que están en pañales. A falta de tiempo para nada más, me he dado un paseo por sus fotos de los últimos meses. Y casi doy un respingo al ver cómo ha cambiado en tan poco tiempo.
Mi pequeña (ya no bebé) está creciendo a pasos de gigante. No me refiero al tamaño (no son grandes mis chicas precisamente!), sino en todo lo demás. Precoz hablando como su hermana, a sus 26 meses se expresa con claridad, construyendo frases que, pese a estar acostumbrada, a veces todavía me sorprenden. El paso del balbuceo al discurso fluido ha sido muy rápido.
Hace un rato me llamaba desde el piso de arriba:
- "Mami, necesito ayuda. Puedes subir un segundito porfa?", así, literal.
Me gusta cuando cambia los tiempos verbales o alguna palabra. Como cuando la llamas y grita ese "ya vengo!" (= ya voy!), o cuando me busca por casa y no me encuentra y al fin le indico y llega con su cara de sufrimiento y un lastimero "Mami, te estaba encontrando!"(= te estaba buscando), pero no tengo mucho repertorio para anotar en una libreta, porque la verdad es que habla casi con normalidad.

Nos tiene embobados a F y a mí con su carácter. Tiene todo TAN claro!. Es tan precisa. Y hace cosas que, acostumbrados a su hermana mayor, impulsiva y salvaje, nos dejan con la boca abierta.
Por ejemplo:
- Si abre un cajón, o el tubo de la pasta de dientes, en cuanto termina lo que estaba haciendo, LO CIERRA.
- Si está jugando con lo-que-sea y ya no quiere seguir, lo devuelve a algún sitio lógico (no lo suelta de la mano y lo deja caer en ese preciso instante para hacer cualquier otra cosa)
- Si le acercas la ropa o los zapatos SE LOS PONE (los zapatos lo logra, y la ropa, al menos, lo intenta)
- Si le das un chocolatito le quita el envoltorio con delicadeza y junta los pedazos para llevarlos a una "canasta" (= papelera), aunque tenga que ir hasta el otro lado del mundo.

31012014-20140131-Valeski,-Amanda-y-Fran-viendo-TV-sofá-salón004-R3-BLOG

Así descrita parece una tipa formal y aburrida, pero nada más lejos de la realidad! Estas cosas las hace porque le salen. No tenemos que sugerírselo. Pero después la tía es gamberra y simpática como la que más.

07042014-_MG_0305-R3-blog
16042014-_MG_0443-R3

Ya se que siempre me repito, pero me encanta que mis hijas sean TAN diferentes!

No obstante, me pregunto como sería Amanda si fuera una hermana mayor. El ser la pequeña, por muy definida que esté su personalidad, la condiciona. Así, esta churrusquiña, sigue fiel los pasos de Valentina y la imita constantemente. Le pone su sello personal a la imitación, si, pero la idea original no es suya.

Imitando

Pese a que tampoco ha ido a la escuela infantil, si que presenta esos "síntomas  de competitividad precoz" como le llamo yo al comportamiento que suelen desarrollar los niños pequeños cuando los juntas con otros de su edad y tienen que apañárselas. Esto es: es recelosa con SUS cosas ("es mío!" es de las frases más escuchadas cuando juega acompañada), mira con suspicacia a otros niños, especialmente si son de su edad o más pequeños, y habla a veces en tono alterado y amenazante. Incluso le zosca a su hermana si le lleva la contraria. Valentina JAMÁS hizo nada parecido, al menos no hasta que empezó el colegio.

No es tímida con los adultos, pero tampoco se le ocurriría irse con cualquiera (alivio) y no le gusta que un extraño invada su espacio personal (mucho menos que la toquen)

Al igual que su hermana disfruta con la música, aunque de momento, no parece tener ese oído musical tan afinado.

Metódica a más no poder. Antes de salir a la calle escoge todos los complementos necesarios, a saber: el pucho, la mochila, el silbato... y por supuesto se pone colonia, cacao en los labios y aceite de rosa mosqueta en sus mofletes castigados por el frío. Evidentemente esto lo hemos hecho nosotros varias veces, pero es que ahora es ella la que nos recuerda que nos hemos olvidado la colonia! Nada de salir con prisa de casa, porque todo esto lo quiere hacer "yo solita".

05022014-20140205-Amanda-mochila-puerta-lista-para-salir-con-F004R2-BLOG
17042014-_MG_0637-R3-BLOG

Desde hace unas semanas, de vez en cuando, así sin que venga a cuento de nada se me acerca y me dice "Mami, te quiero" y me mira con ojitos y me acaricia la cara. No tengo ni idea de dónde puñetas sacó esto. Yo se lo digo a ellas con frecuencia, pero Valentina jamás lo soltó así de forma espontánea! La primera vez lo dejó caer mientras paseábamos por la calle agarradas de la mano. Qué insensata! A mi me temblaron las piernas y hasta reconozco que se me saltó una lagrimita, y tuve que arrodillarme a su lado y abrazarla hasta que la gente que pasaba empezó a mirarnos raro (os podéis imaginar la escena, yo allí en mitad de la calle tirada en el suelo por tiempo indefinido abrazada en silencio a una mocosa de medio metro. Un show)

05022014-20140205-Amanda-mocos003-R3-BLOG

Amanda lindiña. Que feliz soy de poder ser tu mamá. 
¡feliz día a todas las mamás!

8 comentarios:

  1. Me encantó leerte. Mi tercero es bastante así: independiente, autónomo, parlanchín, imitador de los mayores, metódico y paciente. Y lleva tiempo diciendo, no que me quiere, sino que está enamorado de mí. Cuando supo que su padre y yo éramos pareja casi le dio un síncope :D

    Y lo de las montañas de fotos pendientes de revisar... Corramos un tupido velo.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado, yo también estoy feliz de mi pequeña. Ultimamente mi bolita también hace eso, se me acerca y me da una caricia con ambas manos en los mofletes, y la reacción de abrazarla y que todo se pare es impresionante. Y en casa no lo hacemos así que no se de donde lo ha sacado... pero me encanta...

    ResponderEliminar
  3. Gracias Eva por poner palabras a las sensaciones. Mi enana,20 meses, la tercera, chica y Leo es sencillente genial ha organizado el rincon de lectura en la habitacion de sus hermanos,chicos de 8 y 6 annos, lis persigue por la casa, les imita y te derrites con su sonrisa y te da miedo q pase el tiempo porque ademas sabes que es la ultima y ya no habra mas bebes por casa. snifff.Musus.

    ResponderEliminar
  4. Hola Eva,
    Hoy empezamos lazos que ganas!!!..seré tu alumna!!!
    Soy de Ferrol en A Coruña y me apasiona la fotografía. Me encanta tu blog, como te expresas...
    Hasta muy pronto....;)

    ResponderEliminar
  5. Adoramos a esa pequeña Amandiña por todo lo que leemos por aqui... Yo ya te lo he dicho alguna vez por Instagram, creo, pero, salvando las distancias, me recuerdan tanto tus hijas a los míos... Javier es todo nervio. No para. Atento a todo y a la vez a nada. Impulsivo. Un momento a carcajadas y al próximo enfurruñado. Ha heredado la insatisfacción de su papá y la indecisión de su mamá, uf, casi ná. Espero poder acompañarle en su camino y enseñarle a ser feliz.
    Carmen, sin embargo, es a sus dos añitos totalmente autosuficiente (bueno, excepto por las tetis, que son su perdición y a las que dice 'Tetita, te quiero mucho. Beso. Otra. Tetita, te quiero mucho. Beso' ja, ja). Tiene claro en cada momento lo que quiere. Es feliz con una galleta, o cantando, o bailando, o dibujando. No quiere trona, ni carro, ni purés. Recoge sus cosas ¡¡!! Elige su ropa. Escoje su comida. Esta muchacha es de armas tomar :-) Ella ha heredado la decisión de papi y la calma y falta de preocupaciones mías. Si se lo propone llegará donde ella quiera...
    Perdón por el tostón de comentario! Me voy a leer de nuevo mi curso de Lazos, que me trae buenísmos recuerdos. Besos

    ResponderEliminar
  6. Dios Eva!! Me has hecho llorar con esa última anecdota...
    Son majísimas tus peques. Por cierto que en IG comentaban si Amanda se parece a tu madre y yo no lo veía tan claro pero en la foto con el "babero con mangas" de ikea es IDENTICA!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Qué post más bonito, Eva... Me ha conmovido... es preciosa tu pequeña, y tiene tanta luz... A mí también me recuerda a mi peque, también el segundo, tan preciso, tan independiente, con ese increíble sentido del orden... ¡¡¡tendrías que ver las filas que hace con los clicks!!! ... y tan, tan tierno...
    Muchas gracias por expresar tus sentimientos y reflexiones así y aquí, ha tenido un maravilloso momento reflejo en mí.

    ResponderEliminar

encantada de leerte